Inicio de la aventura

Posted on Posted in Eventos

Como todo buen plan, el nuestro comienza con una gran sonrisa. La sonrisa de quien tiene una ilusión, una alegría y una meta.

Un grupo de personas corrientes dispuestas a organizar, planear y preparar una jornada inolvidable para todos los jóvenes católicos.

Sábado 23 de Septiembre, nueve de la mañana y todos en pie, música puesta y ¡manos a la obra! Barbacoa, platos, bebida, vasos, photocall, montaditos…Desde el primer momento, incluso antes de llegar los invitados, el ambiente fue perfecto. Es fácil que fluyan sin dificultad la complicidad, las ganas e incluso la amistad cuando varias personas comparten un mismo objetivo, basado en hacer feliz a quien tengan al lado.

Un esfuerzo recompensado con creces.

Y poco a poco se fue acercando la hora y los jóvenes fueron llegando. La jornada comenzó con una pequeña tertulia informativa sobre el nombre y origen de Given Faith, proyecto promotor universitario que tiene como protagonistas a todos y cada uno de los jóvenes del mundo.

El día fue sobre ruedas.
Nos juntamos gente de todo tipo y edad, jóvenes universitarios con ideas comunes, algunos ya miembros conocidos de Given Faith y otros muchos que, atraídos por las ganas de este proyecto ambicioso, se unieron a nosotros ese mismo día, queriendo participar en todos los planes de este nuevo curso, empezando por la charla el día 1 y por la misa el día 29 de Octubre.

Conversaciones cristianas entre jóvenes inquietos, en pleno siglo XXI, tal vez demasiado para un sábado cualquiera en una casa cualquiera…pero así fue, algo extraordinario.
Y además…a los jóvenes cristianos de hoy no les basta con una pequeña barbacoa y un par de amigos… ¡Hubo un gran sorteo entre las 75 personas que eligieron estar con Given Faith ese día! Marcas como C21, Drapers, Pepitas de Oro, Blue banana, Carcelén Couture, Tipi Tent, Champigon y Tassels quisieron engrandecer nuestra ilusión facilitándonos de esta forma todo su apoyo.

Fue un día de emoción y alegría, incluyendo a María como anfitriona, rezándole todos juntos una salve por México. También fue un día generoso, ofreciendo la comida no consumida a las hermanitas de los pobres.

IMPRESIONANTE es la palabra perfecta para definir esta experiencia, un día marcado por la joven ilusión que todos guardamos dentro ¡No la perdamos!
Aquel día soñamos a lo grande… ¡y nos quedamos cortos!

Mamen de Loma.